lalisandi

Primer día del año, 34 de encierro en Sant Pau

In Aquí on January 2, 2013 at 11:47 pm

encierro sant pau cap d'any Ayer fue el primer día del año, pero el 34 desde el inicio del encierro en el hospital de Sant Pau de Barcelona. Maria José, administrativa y miembro del comité empresa; Lluís, delegado sindical; Laura, auxiliar en la sección de cuidados paliativos; Anna, usuaria de la sanidad pública, y algunas familias más comieron en el hall del hospital, rodeados de tiendas de campaña y de pancartas colgadas por doquier que denuncian el recorte de las prestaciones y de las condiciones laborales en la sanidad catalana. Sobre las mesas pusieron las sobras de la cena de noche vieja, cuando celebraron el arranque del 2013 con medio centenar de trabajadores, usuarios y vecinos: una bandeja de langostinos, un par más con embutidos, un par de botellas de vino y refrescos y patatas fritas para los niños. La noche antes habían brindado tras las doce campanadas por una sanidad pública y de calidad. Y, cosas de esta nueva era, los brindis y las felicitaciones les llovieron esta vez vía tuits en el ciberespacio, en catalán y en castellano: “Que tengáis un feliz año y gracias por lo que hacéis. Sois cojonudos!”; “Gracias por vuestro esfuerzo, nuestro apoyo desde Madrid, feliz año 2013”; “Chin chin para vosotros!!”; “Vuestra lucha es nuestra esperanza”, “Gracias por vuestra lucha, toda la energía y fuerza desde Andalucía, nuestros derechos no se piden, se defienden!”.

El encierro en Sant Pau se inició el 29 de noviembre a iniciativa de los 27 miembros del comité de empresa. Se abrió una cuenta en Twitter, que ya cuenta con más de 1.200 seguidores, y se creó un blog para documentarla. Entre el 11 y el 12 de diciembre siguieron otros hospitales catalanes: la Vall d’Hebron sólo por un día y el Clínico (@tancadaclinic) o el Hospital Broggi del Baix Llobregat (en Twitter @tancadabroggi y el blog) durante una semana larga. Otros centros sanitarios han llevado a cabo también acciones de protesta, pero sólo Sant Pau y el Parc Taulí de Sabadell (twitter @acampadatauli y blog) mantienen el encierro. Hoy, durante una reunión de los comités de empresa de 24 centros sanitarios catalanes en Sant Pau, se ha decidido levantarlo de forma paulatina y organizar acciones y movilizaciones conjuntas. “La acampada es una herramienta de lucha perfecta para los tiempos que corren”, me explicó ayer María José, partidaria de esta forma de reivindicación. “Es gratuita, no está penalizada con el sueldo como la huelga general, no hace falta comprometerse durante la jornada laboral e implica además acciones de formación, de información y de compartir con los vecinos y los usuarios”.  Tanto es así, que defiende que el día que el encierro acabe el vestíbulo se convierta en un espacio de ágora que siga acogiendo, como estos días, las reuniones, charlas y actividades de las asociaciones de barrio y de otras plataformas de lucha.

Aquí está el vídeo  con la entrevista que le hizo el blog Sección Abierta hace un par de días

Y aquí el que hizo Sicom sobre el encierro y que cuenta la idiosincracia de este centro sanitario.

Sant Pau acoge unos 2.700 trabajadores fijos y cerca de 3.000 contando a los residentes y contratos eventuales. Lluís calcula que desde el inicio de los recortes en 2010 han perdido en conjunto una media del 20% de poder adquisitivo. No sólo les duele eso: el tijeretazo en presupuesto se traduce en tres quirófanos cerrados al día (es decir, de los 18 con los que cuenta el centro, se cierran tres cada jornada) y todos durante la tarde, cuando se aprovechaba para rebajar las listas de espera. Durante estas fiestas se han cerrado las consultas externas y en los quirófanos sólo dan abasto para operar las urgencias. “Se han cerrado dos unidades de hospitalización, o sea, unas 80 camas, de eso ya hace un año”, continúa desgranando. “Y al no haber camas se dan las altas más rápido y algunos pacientes que deberían estar en reanimación vuelven al día siguiente por urgencias. Se va gente con drenajes a casa”.

34 días, un nuevo año, ¿qué debería hacerse? Anna lo tiene claro: “Encerrarnos en todas partes”. Lluís es de la misma opinión que María José y piensa que el encierro, la tancada en catalán, es una estrategia de lucha que permite que la protesta no sea sólo laboral, sino también de los usuarios de la sanidad pública. “Hay muchos usuarios perjudicados, porque las condiciones sanitarias afectan a las laborales, no se puede atender como deberíamos hacerlo”. “El estrés en urgencia es terrible”, se lamenta Laura, “y el desánimo es generalizado”.

Nota: Hice fotos, pero no he podido descargarlas. Lo hago en cuanto pueda. María José me mostró la tienda reservada por el comité de empresa y las que han instalado ahí los compañeros del Clínico y la Asamblea del Guinardó. Las pancartas que llenan los altos muros acristalados del vestíbulo denuncian su lucha para también se solidarizan con las que afectan a otros sectores sociales.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: