lalisandi

“Pasa año tras año y cada vez alguien pierde un ojo”

In Aquí on November 16, 2012 at 6:00 pm

“Urgente: Ayer 14 de noviembre sobre las 9.30 entre Passeig de Gracia y Pl. Catalunya (altura C/ Casp, cerca del quiosco) una chica ha sido golpeada en el ojo por una pelota de goma y está siendo intervenida de urgencia en el Hospital de Sant Pau. Necesitamos imágenes y testigos que pudieran presenciar los hechos”. El mensaje apareció ayer colgado a primera hora de la mañana en el portal de Stop Bales de Goma, una asociación creada hace dos años por víctimas de estos proyectiles junto con personas y entidades solidarias. La plataforma ha documentado los casos de 15 personas que desde el año 2009 han sufrido daños de distinta consideración, algunos muy graves, tras ser blanco de pelotas de goma disparadas por la policía catalana. Ocho de ellas recibieron el impacto en el ojo, como sería el caso de E. Q., la mujer que está ingresada en Sant Pau y que fue operada ayer (la foto es de Edu Bayer, de eldiario.es) “Pasa año tras año y cada vez hay alguien que pierde un ojo. Y sòlo pasa en Barcelona”, reflexiona Óscar Alpuente, que perdió el globo ocular izquierdo la madrugada del 28 de mayo de 2009, cuando salió a celebrar la victoria del Barça en la Champions y el consiguiente triplete. Nunca más desde entonces, afirma, ha asistido a ninguna concentración.

El caso de Óscar está documentado en el portal de Stop Bales de Goma, así como lo que les sucedió a otras dos chicos más esa misma noche en el centro de la capital catalana: Edgar López, vecino de Reus de 26 años, y Jordi Naval, ingeniero de Telecomunicaciones de 25. Jordi perdió también un ojo; Edgar fue ingresado en estado crítico en el Hospital del Mar tras recibir un impacto en el pecho. Sobrevivió, pero le ha quedado una lesión cornaria irreversible con necrosis en una parte del corazón. El recuento de víctimas de la asociación incluye sus tres casos, el de cinco personas más que han perdido un ojo y otro de pérdida de visión; dos de impacto en la oreja que conllevaron vértigos durante meses; el de un chico que perdió el bazo y que estuvo a punto de morir por una hemorragia interna, dos a los que se les perforó el pulmón a causa de la rotura de costillas, y uno que recibió un impacto en la nuca, sin consecuencias. A ellos hay que sumar probablemente la mujer ingresada en Sant Pau, cuya evolución la asociación sigue muy de cerca; el periodista Manu Simarro de La Directa, al que le dispararon en la pierna (la foto es de @jordiborras) y, si se confirma, un tercer caso ocurrido el miércoles del cual ayer se informaba en las redes sociales: el de un manifestante que habría recibido un impacto en la boca y habria perdido una parte del labio y dos dientes frontales.

Algunos de los casos recogidos por Stop Bales de Goma son parecidos: el impacto sorprendió a las víctimas de repente, sin que las circunstancias justificaran la carga policial. No había una multitud a dispersar ni se anunció por megafonía. Algunos aseguran que les dispararon directamente, sin que mediara la distancia mínima de 50 metros que exige el protocolo de actuación o se apuntara contra el suelo. Ese es el caso de Óscar, que se encontraba con unos amigos alejándose de los disturbios y ya de vuelta a casa cuando aparecieron dos furgones policiales. “Un brètol les lanzó una botella. Me quedé mirando cómo se escapaba corriendo, pensando que lo perseguirían. Dispararon. No hacíamos nada de nada”, explica. Lo mismo le sucedió al italiano Nicola Tanno un año después, el 12 de julio de 2010, cuando recién llegado a Barcelona asistió en plaza de España a la celebración de la victoria de la selección española de futbol en el mundial de Sudáfrica. Caminaba ya por la Gran Vía con la intención de tomar algo en un bar, explica, cuando un policía salió de una esquina y le disparó. “Pensé que había sido una bomba”, recuerda.

Nicola Tanno perdió el ojo derecho (la foto es de Francesca Oggiano). No sólo eso: sufrió un hematoma cerebral y un traumatismo craneal. De recuerdo le quedan placas de titanio en los huesos y una prótesis ocular. Con el apoyo de la asociación de italianos residentes en Barcelona Altraitalia y también de Justicia i Pau, fundó Stop Bales de Goma, a la que pronto se añadieron otras víctimas. Eran tiempos del tripartito, cuando Joan Saura, de Inicitiva por Catalunya-Els Verds, era conseller de Interior, y el primer acto “oficial” de la asociación tuvo lugar en el despacho de Joan Herrera, con el que Nicola se había encontrado por casualidad en el tranvía. “Que haya perdido un ojo es también por culpa de Joan Saura”, le espetó. Luego se reunieron con el resto de grupos parlamentarios.

Con el cambio de gobierno a finales de 2010 y la llegada de Felip Puig al frente de la la conselleria de Interior de la Generalitat, se han producido otros casos similares, pero esta vez en el marco de las protestas ciudadanas vinculadas al surgimiento del 15M y en las dos jornadas de huelga general de este año. Aquí está el testimonio en vídeo de uno de los heridos por bala de goma el 29 de mayo y aquí el comunicado de un grupo de personas que estaban con E.Q. cuando fue herida el miércoles. Como ya pasó en otras ocasiones precedentes, Interior niega que los antidisturbios usaran este armamento, aunque el caso de Simarro parece desmentirlo. “Lo mismo dijeron cuando me dispararon a mí”, subraya Nicola. Stop Bales de Goma ha pedido hoy la dimisión de Felip Puig.

Stop Bales de Goma no sólo lucha por documentar y difundir la información, sino para que los antidisturbios catalanes dejen de utilizar este tipo de arma, cuyo uso está prohibido o restringido en algunos países europeos. Eso pidió Nicola en septiembre de 2011, cuando compareció ante la Comisión de Interior del Parlament. “En la web recogemos cualquier tipo de documentación, estudios médicos y sugerencias europeas que consideran esta arma letal”, explica Gabo, miembro también de Altraitalia. “Con el peso que tienen (85 gramos) y la velocidad que alcanzan, 700 Km por hora, es imposible no crear daños permanentes. Aunque se dispare contra el suelo, cuando las balas rebotan toman una dirección imprevisible y si da a la cara, pueden reventar un ojo. Es intolerable y viola los derechos humanos”.

El Síndic de Greuges de Catalunya abrió una actuación de oficio –por iniciativa propia- el año pasado, tras reunirse con la asociación. Están acabando la investigación y sus conclusiones y recomendaciones se harán públicas antes de que acabe este año. Jordi Sánchez, adjunto al Sindic, asegura que la institución ha recibido tres quejas y una consulta por ese motivo (una de ellas es la colectiva de Stop Bales de Goma). Aunque sean pocas en número, afirma, es un tema importante y “enormemente sensible”. Durante la actuación se han valorado otras medidas alternativas a las balas de goma, pero más que pronunciarse a favor o en contra, explica, se trata de valorar el uso que se hace de este instrumental represivo, cómo se regula y qué protocolos de uso existen y si hay suficientes garantías de que se cumplan.

El Sindic ya ha investigado en otras ocasiones la actuación de los Mossos de Esquadra que, junto con la Guardia Urbana, han sido objeto desde 2009 de alrededor de 700 quejas ciudadanas, casi 400 de ellas a raíz del desalojo de la acampada en plaza Catalunya el 27 de mayo de 2011. En las actuaciones de oficio que llevó a cabo por el desalojo y por lo sucedido en el Parlament el 15 de junio, y que les costó un enfrentamiento duro con la conselleria de Puig, recomendó a Interior la abertura de una investigación interna para determinar si hubo un uso desproporcionado de la fuerza y dirimir responsabilidades.

La asociación lucha contra las dificultades: la escasez de difusión en los medios sobre lo que está pasando y los obstáculos para poder llevar a los responsables ante los tribunales. Algunos casos de menor gravedad no se denuncian y quedan silenciados, como es el de Lucas, que en 2008, a los 17 años, recibió un impacto en la pierna durante la celebración de la victoria de la selección española de fútbol en la Eurocopa que lo tuvo casi un mes cojeando.  Los casos de Stop Bales de Goma han recurrido a la justicia, ya sea por la vía penal (Nicola) o administrativa (Óscar, Jordi y Édgar). El caso de Jordi está actualmente en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y el de Édgar, en la Audiencia Provincial de Barcelona. El de Nicola está todavía en fase de instrucción. “Ninguna de las víctimas hemos tenido un juicio favorable ni una indemnización”, dice. “Tengo mucha paciencia, el daño ya me lo han hecho y quiero acabar la fase penal antes de pasar a la administrativa”. Oscar consiguió que el Tribunal Superior de Catalunya reabriera su caso e imputara a tres mossos, mencionados en el informe policial sobre el suceso. Ahora está a la espera de que se reactive.

La única sentencia favorable fue, el año pasado, la que emitió el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya condenando Interior a pagar 60.000 euros de indemnización por un caso que se remonta al 2006, el de una chica que recibió un impacto en la pierna. Gran parte del problema, como subraya Nicola, es que la justicia necesita responsables concretos y no es capaz de encontrarlos. Un decreto de 2008 obliga a los Mossos a llevar la placa de identificación bien visible sobre el uniforme, pero los antidisturbios la incumplen sistemáticamente, o la colocan sobre el uniforme pero bajo el chaleco, una argucia para llevarla pero que no sea visible.

Actualización: llibertat.cat ha colgado un artículo según el cual E. Q. fue herida por un nuevo tipo de proyectil adquirido recientemente por los Mossos. Me pregunto si se refiere al que muestra la foto de @jordiborras

+ información sobre este tema:

“Pilotes fora: sis ulls i un mort”, La Directa, 9/04/2012

Entrevista en vídeo de Nicola Tanno, SICOM, 7/05/2011

Made in mossos, vídeo de Francesca Oggiani, 2012

  1. […] durante el mandato del Tripartito- que los proyectiles lanzados por los antidisturbios catalanes están dejando tuertos o hiriendo de mucha gravedad a ciudadanos que participan en concentraciones públicas y que la plataforma Stop Bales de Goma […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: